A casi dos años de la nota del diario La Nación titulada “La lucha de la maestra argentina que casi gana el «Nobel a la educación» y su escuela para niños con discapacidad no tiene ascensor”, la CAFAC no ha cesado en su esfuerzo por hacer realidad el sueño de su directora, Silvana Corso, una de las elegidas como finalistas al Global Teacher Prize, el galardón internacional considerado como el Premio Nobel para el mejor maestro del mundo.

A casi dos años de la nota del diario La Nación titulada “La lucha de la maestra argentina que casi gana el «Nobel a la educación» y su escuela para niños con discapacidad no tiene ascensor”, la CAFAC no ha cesado en su esfuerzo por hacer realidad el sueño de su directora, Silvana Corso, una de las elegidas como finalistas al Global Teacher Prize, el galardón internacional considerado como el Premio Nobel para el mejor maestro del mundo.

Corso dirige una escuela inclusiva donde todos los alumnos tienen un lugar, y su principal compromiso es educar en la diversidad y en la inclusión. La EEM N2 Rumania, tiene 510 alumnos entre los dos turnos. Aquellos con discapacidad cursan, en su gran mayoría, por lo mañana, ya que por la tarde suelen asistir a distintas terapias y a cada uno, según sus necesidades, se les ofrecen recorridos educativos diferente.

Inmediatamente, al conocer la necesidad de esta escuela “desde la cámara, a través de cada una de las empresas nacionales que la componen sentimos que podíamos aportar nuestro grano de arena para hacer realidad la instalación del ascensor que tanta falta le hacía a los chicos, para que estudiaran en un edificio con mayor accesibilidad y en un ámbito más integrativo” comentó el presidente de la CAFAC, Ing. Gerardo Venútolo.

Hoy el ascensor es una realidad y frente a él, Jorge, uno de los alumnos en silla de rueda, comentó emocionado “para mí es una gran alegría no tener que ser un peso más para mis compañeros y profesores que me subían en las escaleras para ir a mi aula”. El ascensor donado por la CAFAC fue instalado con tecnología de industria nacional. “El ascensor se realizó a través del aporte de empresas fabricantes argentinas de componentes y materiales de origen nacional, y cuenta con el nivel tecnológico para atender las necesidades de la demanda, en seguridad y confort que se merecen estos chicos” concluyó Venútolo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *