NORMA IRAM 3681-1: 2019: ITEEA Y CAFAC ANALIZARON “EL IMPACTO DE LA NORMA EN LA INDUSTRIA NACIONAL”

La disertación estuvo a cargo del Ing. Rafael Cala, Presidente de ITEEA, y Santiago Tentori, de CAFAC, quienes documentaron la importancia de contar con un marco legal que reglamente los criterios de seguridad en ascensores, mediante la certificación de calidad.

El jueves pasado se presentó la norma IRAM 3681-1: 2019 relativa a “Ascensores eléctricos de pasajeros. Seguridad para la construcción”, el evento convocó a los principales referentes del sector, quienes se dieron cita para conocer las implicancias de la normativa. Asimismo, ITEEA y CAFAC aportaron su punto de vista acerca de “El impacto en la industria Nacional”, a través de una disertación que analizó el contexto legislativo y la actualizada del sector.

Durante la disertación el Ing. Rafael Cala, presidente de ITEEA y el Ing. Santiago Tentori, de CAFAC, analizaron la situación actual de los ascensores, haciendo referencia a su historia, “Al no existir una legislación para el transporte vertical, los fabricantes consideraban las directivas del código de edificación de la Ciudad de Buenos Aires de los años 70, lo que significaba un desfasaje entre las nuevas tecnologías y una normativa antigua. En 1999, la ex Secretaría de Industria, Comercio y Minería publica la resolución Nacional 897 que exige la utilización de la Norma 3681-1”.

ANTECEDENTES DEL MARCO NORMATIVO DEL TRANSPORTE VERTICAL ARGENTINO:

Trece años más tarde de que surgiera la resolución 897/99, se inauguró en el INTI, el primer laboratorio de ensayo de América Latina, reconocido como el único organismo de certificación, permitiendo poner en vigencia la resolución 897. A su vez, el INTI se configuró como la entidad responsable y autorizada de certificar o exigir la certificación los fabricantes nacionales, importadores, distribuidores e instaladores. El espíritu de la normativa se basa en ofrecer al usuario un máximo nivel de seguridad, mejores condiciones en las empresas y favorecer el desarrollo tecnológico.

A partir del 2015, la Disposición 38/15 del Boletín Oficial reconoció al INTI como organismo de certificación, dando origen a la vigencia de la resolución y al inicio de los plazos de certificación. La resolución exige fabricar, instalar, importar y distribuir los componentes de seguridad de acuerdo a las normas IRAM, Mercosur, EN81 o ISO, con el objetivo de ofrecer al usuario el máximo nivel de seguridad, proveer mejores condiciones de competencias para las empresas (evitando la competencia desleal) y favorecer el continuo desarrollo tecnológico.

En el 2016, un año después se conformó un Consejo consultivo, conformado por la FACARA, y las cámaras de ascensores de todo el país, con el fin de interactuar con los funcionarios de la Secretaria de Comercio.

La primera etapa, que abarca del 2015 hasta 2019, contempló la toma de muestras de cada producto a certificar, así como la realización de ensayos en los laboratorios del INTI. Fue una etapa signada por un trabajo constante del sector fabricante para gestionar la certificación de los elementos de seguridad, A partir de agosto del 2020 comenzará la segunda etapa correspondiente a la certificación del producto por sistema de marca de conformidad. Lo que implica una evaluación del sistema de calidad del proceso de fabricación.

CREAR UN MARCO NORMATIVO DE ACTUALIZACIÓN PERMANENTE:

Como conclusión, los disertantes dejaron en claro que “Las normas son experiencias escritas con actualización permanente, que permiten adecuarse a las nuevas tecnologías. La exigencia de aplicar la norma 3681-1, implica un antes y después en elementos de seguridad de los ascensores”. Asimismo, refuerza la importancia de la calidad certificada como instancia clave para la inserción del producto nacional en el mercado regional.

Con respecto a la implicancia de la normativa presentada recientemente, los disertantes concluyen que “Hoy, el impacto de esta norma no es tan importante como en aquel momento en que, por primera vez, entró en vigencia la Resolución en el año 2012. Hasta el momento de la aparición de las normas actualizadas IRAM-Mercosur basadas en las europeas EN modernas, el sector no se contaba con una normativa específica que lo regulara”.

Por otra parte, tanto el Ing. Cala como el Ing. Tentori remarcaron el hecho de que el nuevo código de edificación de la Ciudad de Buenos Aires no adopta la Norma IRAM 3681 en su totalidad, siendo contradictorio. A la vez, realizaron un llamado a que las autoridades competentes en el tema para que revean esta cuestión clave con urgencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *